Diabetes tipo 2: cinco 'grupos' genéticos pueden explicar la evolución

Actualmente, existe un enfoque terapéutico estándar para la diabetes tipo 2, a pesar de que la afección evoluciona de diferentes maneras en diferentes personas. Un estudio reciente que mapea los datos genéticos de esta afección puede conducir a una estrategia más personalizada.

Cinco "grupos blandos" recientemente identificados de variantes genéticas podrían explicar las variaciones personales en la diabetes tipo 2.

Los equipos del Instituto de Tecnología de Massachusetts y la Universidad de Harvard, así como otras instituciones de investigación de primer nivel en Cambridge, MA, han estado trabajando para encontrar una buena manera de evaluar qué rangos de factores tienen más probabilidades de determinar el desarrollo de diabetes tipo 2 en una persona.

"Cuando se trata la diabetes tipo 2", informa el autor principal del estudio, José Florez, "tenemos una docena de medicamentos que podemos usar, pero después de iniciar a alguien con el algoritmo estándar, se trata principalmente de prueba y error".

“Necesitamos”, continúa, “un enfoque más granular que aborde los diferentes procesos moleculares que conducen a un nivel alto de azúcar en sangre”.

El trabajo reciente de los investigadores condujo a la identificación de cinco grupos de variantes genéticas que pueden influir en distintos subtipos de diabetes tipo 2. Estos hallazgos ahora aparecen en la revista. PLOS Medicina.

Un "mapa" genético más preciso

En la diabetes, nuestros cuerpos no pueden regular el azúcar en sangre, principalmente debido a problemas con la secreción o el uso de insulina, una hormona producida por las células beta en el páncreas.

Los dos subtipos de diabetes tipo 2 más ampliamente reconocidos son los impulsados ​​por la resistencia a la insulina (en la que el cuerpo no procesa la insulina correctamente) y la deficiencia de insulina (en la que el páncreas simplemente no produce suficiente insulina).

Investigación publicada esta primavera en La lanceta, sin embargo, ha argumentado que existen varios subtipos de diabetes tipo 2, centrándose en la influencia de factores como el índice de masa corporal (IMC), la resistencia a la insulina y qué tan bien funcionan las células beta del páncreas.

Sin embargo, el equipo detrás del nuevo estudio dice que estos factores pueden cambiar a lo largo de la vida de una persona y a medida que avanza la afección.

Argumentan que una forma más confiable de identificar qué factores relevantes juegan un papel más importante en la progresión de la enfermedad para cada persona es observar su composición genética.

Por lo tanto, identificaron cinco "grupos suaves" de variaciones genéticas agrupadas en función de los mecanismos relacionados con la diabetes que afectan, como la presencia de niveles altos de triglicéridos.

Los grupos blandos se denominan así porque tienen en cuenta el hecho de que una variación genética puede, al mismo tiempo, afectar a más de un rasgo y esto, según los científicos, es un marco mucho más viable que un enfoque de "clúster duro", que no permite tales superposiciones.

"El método de agrupamiento suave", señala la coautora del estudio, Miriam Udler, "es mejor para estudiar enfermedades complejas, en las que los sitios genéticos relacionados con la enfermedad pueden regular no solo un gen o proceso, sino varios".

Desarrollo impulsado por un mecanismo

De los cinco grupos genéticos que identificó el equipo, dos están relacionados con el funcionamiento inadecuado de las células beta, aunque cada uno de ellos afecta la proinsulina, el precursor de la insulina, en un grado diferente.

Los otros grupos están todos relacionados con la resistencia a la insulina. Sin embargo, uno está mediado por la obesidad, otro está mediado por la lipodistrofia (mala distribución de las grasas en todo el cuerpo) y el tercero está mediado por el mal funcionamiento del metabolismo de las grasas en el hígado.

Florez y sus colegas verificaron estos hallazgos mediante el análisis de datos relevantes recopilados a través del Consorcio de Mapeo Epigenómico de la Hoja de Ruta de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), una base de datos pública accesible a los investigadores.

Los científicos también analizaron la información recopilada de cuatro grupos diferentes de personas diagnosticadas con diabetes tipo 2, calculando la puntuación de riesgo genético de cada persona para cada uno de los cinco grupos de variaciones genéticas.

Casi un tercio de todos los participantes obtuvieron calificaciones altas para un solo grupo, lo que también sugirió que, en la mayoría de las personas, un solo mecanismo puede facilitar la diabetes tipo 2.

"Los grupos de nuestro estudio parecen recapitular lo que observamos en la práctica clínica", dice Florez, y agrega: "Ahora debemos determinar si estos grupos se traducen en diferencias en la progresión de la enfermedad, las complicaciones y la respuesta al tratamiento".

Los autores del estudio también afirman que el suyo proporciona la descripción general más detallada de los factores genéticos que subyacen al desarrollo de la diabetes tipo 2 en diferentes individuos.

“Este estudio nos ha brindado la visión más completa hasta la fecha de las vías genéticas subyacentes a una enfermedad común, que si no se trata adecuadamente puede conducir a complicaciones devastadoras”, dice Udler.

También señala que los métodos utilizados en el estudio reciente "pueden ayudar a los investigadores a dar pasos hacia la medicina de precisión también para otras enfermedades".

none:  drogas depresión dolor de cuerpo