Cómo la hostilidad marital puede dañar tu intestino

Una nueva investigación encuentra que las relaciones maritales hostiles, particularmente cuando se combinan con un historial de depresión, pueden dañar seriamente la salud intestinal, aumentando el riesgo de síndrome del intestino permeable.

La hostilidad puede dañar silenciosamente la salud de su intestino.

La membrana que recubre el interior de nuestros intestinos forma una barrera que simultáneamente evita que las bacterias y las toxinas lleguen al interior de nuestros intestinos y salgan al torrente sanguíneo.

Sin embargo, cuando no funciona correctamente, este revestimiento puede tener grietas o agujeros, lo que permite que los patógenos y los desechos de alimentos ingresen al torrente sanguíneo y que nuevos patógenos ingresen al intestino.

Este problema, conocido como síndrome del intestino permeable, puede, a su vez, causar problemas gastrointestinales, inflamación y cambios en la composición general de la microbiota intestinal.

Las alteraciones en la flora intestinal se han relacionado con una variedad de afecciones, desde obesidad y cáncer hasta afecciones de salud mental como depresión y ansiedad.

Ahora, un estudio único en su tipo examina el impacto de la hostilidad marital en el riesgo de desarrollar el síndrome del intestino permeable. La nueva investigación fue dirigida por la profesora de psiquiatría Janice Kiecolt-Glaser, directora del Instituto de Investigación en Medicina del Comportamiento del Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio en Columbus.

El profesor Kiecolt-Glaser y su equipo publicaron sus hallazgos en la revista. Psiconeuroendocrinología.

Estudiar la hostilidad marital y la salud intestinal

Los investigadores examinaron a 43 parejas casadas de entre 24 y 61 años. Los participantes del estudio eran todos saludables en general y habían estado casados ​​durante al menos 3 años.

Los científicos preguntaron a las parejas sobre los temas que tenían más probabilidades de causar un desacuerdo en la relación.

Una vez que establecieron que el dinero y los suegros eran los temas más delicados, los investigadores dejaron que los cónyuges tuvieran discusiones de 20 minutos sobre estos temas. Grabaron en video las interacciones y luego evaluaron el estilo de la discusión.

El estilo de pelea de las parejas se caracterizó como hostil si incluía gestos como poner los ojos en blanco y críticas verbales al cónyuge.

Los participantes también dieron a los investigadores muestras de sangre antes y después de las interacciones, y los científicos analizaron las muestras en busca de un marcador del síndrome del intestino permeable llamado proteína de unión a LPS (LBP).

La hostilidad marital y la depresión dañan el intestino

El estudio reveló que las personas que participaban en interacciones maritales más hostiles tenían niveles más altos de dolor lumbar en la sangre.

El equipo también analizó las asociaciones entre el dolor lumbar y otro marcador de inflamación: la proteína C reactiva.

Las personas con los niveles más altos de dolor lumbar también tenían niveles casi un 80 por ciento más altos de proteína C reactiva, en comparación con aquellos que tenían los niveles más bajos de dolor lumbar.

Estos participantes también habían sido parte de otro estudio realizado por investigadores del estado de Ohio, que analizó cómo la convergencia de la hostilidad marital y la depresión pueden causar obesidad.

Entonces, en este estudio, los científicos también pudieron observar el historial de depresión de los participantes. Descubrieron que aquellos que habían experimentado un episodio depresivo u otro trastorno del estado de ánimo eran más vulnerables a los efectos dañinos de la hostilidad conyugal.

El profesor Kiecolt-Glaser comenta sobre sus hallazgos, diciendo: "Creemos que esta angustia matrimonial cotidiana, al menos para algunas personas, está causando cambios en el intestino que conducen a inflamación y, potencialmente, enfermedad".

"La hostilidad es un sello distintivo de los malos matrimonios, del tipo que conduce a cambios fisiológicos adversos", agrega.

“El estrés conyugal es un estrés particularmente potente, porque su pareja suele ser su principal apoyo y, en un matrimonio con problemas, su pareja se convierte en su principal fuente de estrés”, explica el profesor Kiecolt-Glaser.

"La depresión y un matrimonio deficiente: eso realmente empeoró las cosas [...] Esto puede reflejar vulnerabilidades psicológicas y fisiológicas persistentes entre las personas que han sufrido depresión y otros trastornos del estado de ánimo".

Prof. Janice Kiecolt-Glaser

none:  suplementos esclerosis múltiple innovación médica