¿Cuál es el pronóstico de la hepatitis C?

La hepatitis C es una infección viral del hígado. Cuando una persona tiene el virus de la hepatitis C (VHC) durante varios años, su hígado puede inflamarse. Sin embargo, una persona puede vivir durante años sin siquiera saber que tiene el VHC. Una vez que los síntomas comienzan a mostrarse, la persona generalmente ya tiene daño hepático, lo que puede afectar el tratamiento y el pronóstico.

Hay dos tipos principales de VHC: agudo y crónico. Alrededor del 75 al 85% de los casos agudos se vuelven crónicos. El sistema inmunológico elimina la mayoría de los otros casos.

También hay diferentes genotipos o variaciones del virus. Estas cepas del virus han evolucionado durante muchos años.

Una persona generalmente descubrirá que tiene el VHC después de un análisis de sangre o porque han comenzado a aparecer síntomas de daño hepático. Los síntomas del daño hepático tienden a aparecer cuando una persona ha tenido el VHC crónico durante muchos años.

El VHC crónico necesita tratamiento para prevenir daño hepático y otras complicaciones. El daño hepático y las cicatrices pueden tener un impacto en el pronóstico general y la esperanza de vida de una persona.

Siga leyendo para obtener más información sobre el pronóstico de las diferentes formas de VHC, así como la esperanza de vida probable de una persona.

VHC agudo

Para algunas personas cuyo sistema inmunológico puede eliminarlo, el VHC agudo es una infección viral de corta duración. Las secciones siguientes cubren los posibles síntomas y las perspectivas del VHC agudo.

Síntomas

Una persona con VHC puede experimentar fiebre, fatiga y pérdida de apetito.

El VHC agudo generalmente no produce síntomas. Sin embargo, si se presentan síntomas en el VHC agudo, pueden incluir:

  • dolor abdominal
  • pérdida de apetito
  • fiebre
  • fatiga
  • orina oscura
  • ictericia o coloración amarillenta de la piel y los ojos
  • deposiciones de color arcilla
  • náusea
  • vomitando
  • dolor en las articulaciones

Tratamiento

Es posible que las personas con VHC agudo no requieran ningún tratamiento directo. Sin embargo, alrededor del 75 al 85% de las personas con una infección aguda por el VHC pueden eventualmente desarrollar una infección crónica por el VHC.

panorama

Si un médico puede detectar y diagnosticar la infección aguda por VHC a tiempo, podrá controlarla. A menos que se convierta en VHC crónico, existe muy poco riesgo de muerte por VHC agudo.

Dicho esto, el VHC agudo se convertirá en VHC crónico si el cuerpo no elimina espontáneamente el virus dentro de los 6 meses posteriores a la infección.

VHC crónico sin daño hepático

Para las personas con VHC que reciben un diagnóstico antes de que ocurra cualquier daño o cicatrización hepática, el pronóstico tenderá a ser mejor que para las personas que reciben un diagnóstico después de que ya se hayan producido cicatrices o daño hepático.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sugieren que las personas se sometan a pruebas de detección del VHC, especialmente si nacieron entre 1945 y 1965, han usado medicamentos inyectables o tienen otros factores de riesgo potenciales.

La detección y el diagnóstico temprano de la infección pueden permitir que la persona la trate antes de que se produzcan daños o cicatrices en el hígado.

Síntomas

La mayoría de las personas con VHC crónico no mostrarán síntomas hasta décadas después de la infección, a menos que se desarrollen otras complicaciones.

Algunas posibles complicaciones del VHC crónico incluyen:

  • Daño hepático
  • cirrosis o cicatrización permanente del hígado
  • cáncer de hígado
  • insuficiencia hepática

Tratamiento

El tratamiento variará según el genotipo del virus y la presencia de cualquier otra condición de salud que tenga una persona. Los tratamientos mejoran continuamente, lo que hace posible que una persona viva una vida activa y normal con el VHC.

Después del tratamiento, el médico de una persona a menudo revisará nuevamente la carga viral o la cantidad de virus en su sangre. El tratamiento generalmente elimina completamente el virus del cuerpo.

En otros casos, una persona puede necesitar cambiar sus medicamentos para tratar mejor el virus.

En los Estados Unidos, los tratamientos típicos para el VHC solían incluir interferón, que es una inyección, y ribavirina, que es un medicamento oral. Sin embargo, los medicamentos más nuevos llamados antivirales de acción directa (AAD) están comenzando a hacer que el proceso de tratamiento sea más corto y más efectivo.

Ciertos AAD pueden apuntar a genotipos específicos del VHC. Los tratamientos dirigidos pueden ayudar a mejorar el resultado para algunas personas.

panorama

El pronóstico del VHC crónico suele ser muy bueno y, a medida que el tratamiento continúa mejorando, solo mejorará. La mayoría de las personas con el VHC crónico pueden llevar una vida normal, siempre que los médicos puedan diagnosticarlo antes de que ocurra cualquier daño hepático u otras complicaciones.

VHC crónico con daño hepático

Según los CDC, alrededor del 10-20% de las personas con VHC crónico no tratado eventualmente desarrollarán cirrosis. La cirrosis es una afección en la que se producen cicatrices en el hígado.

Síntomas

La cirrosis puede causar síntomas como:

  • moretones y sangrado con facilidad
  • hinchazón en la parte inferior de las piernas, los tobillos o los pies
  • Confusión
  • dificultad para pensar
  • pérdida de memoria
  • cambios de personalidad
  • trastornos del sueño
  • ascitis o hinchazón debido a la acumulación de líquido en el abdomen
  • picazón severa en la piel
  • orina oscura
  • ictericia

Tratamiento

El tratamiento de las cicatrices o daños vivos tiende a implicar el tratamiento tanto del virus como del hígado. Para las personas con cirrosis en etapa terminal debido al VHC crónico, la mejor opción de tratamiento es un trasplante de hígado.

Un trasplante de hígado puede corregir tanto el daño hepático como el cáncer de hígado. Sin embargo, solo se dispone de una pequeña cantidad de trasplantes de hígado.

panorama

La cirrosis puede desarrollarse más rápidamente en ciertos grupos de personas. Los siguientes factores pueden aumentar la velocidad a la que avanza la cirrosis:

  • sexo (los hombres tienen un mayor riesgo que las mujeres)
  • la presencia de hígado graso no alcohólico
  • edad (las personas mayores de 50 años tienen un mayor riesgo)
  • consumo de alcohol
  • coinfección por hepatitis B o VIH
  • terapia inmunosupresora

Según los CDC, las personas que desarrollan cirrosis por VHC tienen una probabilidad del 1 al 5% de desarrollar cáncer de hígado. También tienen una probabilidad anual de 3 a 6% de desarrollar descompensación hepática e insuficiencia hepática.

La descompensación hepática ocurre cuando una persona con cirrosis comienza a mostrar síntomas de la afección porque el hígado tiene problemas para funcionar. Las personas que desarrollan descompensación hepática tienen un riesgo de muerte del 15-20% al año siguiente.

El informe de los CDC que en 2017, 17.253 muertes en los EE. UU. Tenían el VHC en la lista como factor contribuyente. Más del 70% de estas muertes también tenían una enfermedad hepática de moderada a grave incluida como causa.

Estas estadísticas refuerzan la noción de que el VHC por sí solo rara vez conducirá a la muerte. Son las complicaciones que se desarrollan durante muchas décadas de vivir con el virus las que tienden a conducir a la muerte. La edad promedio de estas muertes relacionadas con el VHC fue de 59 años.

También es importante señalar que los CDC explican que la cantidad de muertes puede ser un poco baja debido a condiciones informadas incorrectamente en los certificados de defunción.

Obtenga más información sobre las posibles complicaciones del VHC aquí.

Resumen

El pronóstico del VHC depende de la rapidez con que un médico pueda diagnosticarlo y comenzar a tratarlo. La detección temprana mediante exámenes de sangre puede ayudar.

Las personas con mayor riesgo de contraer el VHC deben hablar con su médico sobre la detección. En los EE. UU., Esto incluye a las personas que usan drogas inyectables recreativas, los nacidos entre 1945 y 1965 y los trabajadores de la salud.

Si una persona ya tiene daño hepático o cicatrices antes de que comience el tratamiento, el pronóstico es generalmente peor que en aquellos que no tienen daño hepático.

Las personas que mueren a causa del VHC generalmente mueren como resultado de complicaciones, como daño hepático o insuficiencia hepática.

none:  neurología - neurociencia fibromialgia audición - sordera