Los científicos descubren lo que impulsa la inflamación en la EII

Los investigadores han identificado recientemente un mecanismo que regula la inflamación intestinal en los trastornos inflamatorios intestinales. El descubrimiento puede conducir a un mejor tratamiento y diagnóstico de algunas afecciones, como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn.

La EII puede reducir la calidad de vida, por lo que es vital encontrar nuevos tratamientos para ella.

Investigadores del Instituto de Descubrimiento Médico Sanford Burnham Prebys (SBP) en La Jolla, CA, y el Instituto de Tecnología Technion-Israel en Haifa han identificado un papel para una proteína llamada RNF5, que abunda en las células que recubren el intestino.

Descubrieron que el RNF5 controla la actividad de S100A8, una proteína que ya se sabe que es un promotor de la inflamación.

Manipulando el RNF5 gen en ratones, los científicos encontraron que el RNF5 mantiene estable el S100A8 en las células del revestimiento intestinal, y que su ausencia desencadena el poder proinflamatorio del S100A8.

Los investigadores informan sobre sus nuevos hallazgos en un artículo de estudio que aparece en la revista. Informes de celda.

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es el término general para un conjunto de trastornos que inflaman persistentemente el tracto gastrointestinal o intestino.

Hay dos tipos principales de EII: la enfermedad de Crohn, que puede inflamar cualquier parte del intestino entre la boca y el ano; y colitis ulcerosa, que afecta principalmente al colon.

Una "necesidad urgente" de nuevos tratamientos para la EII

La EII puede provocar síntomas que, a su vez, provocan malestar, dolor y angustia. Estos incluyen: diarrea, estreñimiento, sangrado rectal, dolor y calambres abdominales y una necesidad repentina y urgente de ir al baño.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), alrededor de 3 millones de adultos en los Estados Unidos informan haber recibido un diagnóstico de EII.

Los tratamientos actuales no funcionan en todos los casos y también pueden volverse menos efectivos con el tiempo.

"Las personas con EII necesitan urgentemente nuevos tratamientos", dice el investigador principal Ze’ev A. Ronai, profesor del Centro de Cáncer designado por el NCI en SBP.

A pesar de que desde hace algún tiempo se sabe que las proteínas inflamatorias están involucradas en la EII, el mecanismo impulsor subyacente sigue siendo un misterio.

Los hallazgos recientes han ayudado a resolver una gran parte de ese misterio y ahora deberían conducir a tratamientos dirigidos más consistentes.

RNF5 modera proinflamatorio S100A8

El profesor Ronai y su equipo notaron que los ratones que carecían del RNF5 gen tenía poca inflamación intestinal. Sin embargo, desarrollaron colitis aguda cuando se expusieron al sulfato de sodio dextrano, que es un compuesto que induce inflamación. Esta prueba sugirió que el RNF5 podría tener un papel clave para detener la inflamación.

Luego, los investigadores buscaron proteínas proinflamatorias que el RNF5 podría mantener bajo control y decidieron que el candidato más probable era S100A8, que ya se había relacionado con varias afecciones inflamatorias y también se usa como un biomarcador para ayudar en el diagnóstico de EII.

los RNF5Los ratones eliminados también tenían niveles más altos de S100A8 en la sangre y en las células que recubren sus intestinos. Dar a los ratones anticuerpos neutralizantes de S100A8 también detuvo los síntomas de la colitis aguda, lo que confirma el papel de la proteína en la conducción de la inflamación.

"Nuestros hallazgos", dice el profesor Ronai, "indican que RNF5 es el bloqueo que mantiene bajo control una proteína inflamatoria clave".

Romper la cerradura es como abrir la "caja de Pandora", agrega, y el resultado es que "S100A8 se libera para causar inflamación".

Resultados confirmados en muestras humanas

En un conjunto final de experimentos, los investigadores confirmaron sus hallazgos en muestras de intestino humano. Analizaron muestras de tejido que se habían extraído de los intestinos de 19 personas con colitis ulcerosa y compararon los resultados con las pruebas realizadas en tejido sano.

Las pruebas revelaron que los niveles bajos de RNF5 y altos de S100A8 se correlacionaban con la gravedad de la enfermedad, lo que reflejaba los hallazgos de la RNF5-Ratones eliminados.

Los resultados son consistentes con la idea de que la EII podría responder a fármacos que desactivan el S100A8 o regulan el RNF5, sugiere el profesor Ronai.

“El RNF5 también parece ser un predictor potencial de la gravedad de la enfermedad y podría usarse como marcador de diagnóstico”, concluye.

"Una vez que identificamos S100A8 como una proteína regulada por RNF5 en las células que recubren el intestino, nos dimos cuenta de que podríamos haber identificado un jugador importante en la EII".

Prof. Ze’ev A. Ronai

none:  monitoreo personal - tecnología portátil linfología linfedema disfunción-eréctil - eyaculación-precoz