Cómo un medicamento de hace 150 años podría ayudar a combatir el cáncer

Un relajante muscular descubierto por primera vez en 1848 podría estar pronto a la vanguardia del tratamiento del cáncer. Investigadores del Centro Integral de Cáncer de la Universidad Estatal de Ohio investigan.

Un nuevo estudio aborda el desafío de la hipoxia en el cáncer.

Hay varias formas de atacar el cáncer; uno de los más utilizados es la radioterapia.

La radiación actúa sobre los tumores de dos formas; en primer lugar, daña el ADN y, en segundo lugar, produce radicales de oxígeno que también dañan las células cancerosas.

Sin embargo, cuando los niveles de oxígeno son bajos (hipoxia), el cuerpo produce menos radicales de oxígeno, lo que significa que la radioterapia es menos eficaz.

Debido a que las células cancerosas se dividen tan rápidamente, necesitan más oxígeno que el tejido sano. Al mismo tiempo, los vasos sanguíneos dentro de los tumores a menudo están mal construidos, lo que los hace menos eficientes.

Esto significa que las células cancerosas a menudo se quedan sin oxígeno, lo que hace que la radioterapia sea menos mortal para el cáncer.

De manera similar, estas zonas muertas e hipóxicas en el tejido, donde el suministro de sangre es limitado, son difíciles de alcanzar para los medicamentos que se transportan en la sangre. De esta manera, la hipoxia puede reducir el impacto tanto de la radioterapia como de la quimioterapia.

¿Podemos evitar la hipoxia?

El autor del estudio actual, el Dr. Nicholas Denko, Ph.D., explica por qué la hipoxia es un problema tan grande en el tratamiento del cáncer: “Sabemos que la hipoxia limita la eficacia de la radioterapia, y ese es un problema clínico grave porque más de la mitad de todas las personas con cáncer reciben radioterapia en algún momento de su atención ".

El Dr. Denko continúa: “Si las células malignas en las áreas hipóxicas de un tumor sobreviven a la radioterapia, pueden convertirse en una fuente de recurrencia del tumor. Es fundamental que encontremos formas de superar esta forma de resistencia al tratamiento ".

En su búsqueda de formas de mejorar la radioterapia, el Dr. Denko y su equipo encontraron un medicamento llamado papaverina. Actualmente, la papaverina tiene una variedad de usos, ninguno de los cuales tiene vínculos directos con el cáncer.

Por ejemplo, la papaverina se puede utilizar para reducir los espasmos musculares y tratar la disfunción eréctil.

La papaverina actúa inhibiendo la respiración en las mitocondrias, las legendarias centrales eléctricas de la célula. El Dr. Denko y su equipo descubrieron que al bloquear la actividad de las mitocondrias que consumen oxígeno, podrían hacer que los tumores sean más sensibles a la radioterapia.

Demostraron que una dosis de papaverina antes de la radioterapia reducía la actividad mitocondrial, lo que limitaba la hipoxia y mejoraba la destrucción de las células tumorales.

Los primeros intentos de abordar el problema de la hipoxia se han centrado en agregar más oxígeno al tumor. Este estudio adopta el enfoque opuesto, al reducir la demanda de oxígeno.

Es importante destacar que el fármaco no hizo que el tejido sano fuera más sensible a la radioterapia.

El futuro de la hipoxia

Estos hallazgos se publicaron recientemente en el procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias. En un comentario asociado en el mismo número de la revista, los autores escriben:

“Está bien establecido que las células hipóxicas son dos o tres veces más resistentes a la radiación que las células aeróbicas […] [Esta investigación] representa un hito potencial en la búsqueda de 6 décadas para eliminar la hipoxia como causa del fracaso del tratamiento de radioterapia. "

Sin embargo, esto está lejos del final del camino. Los investigadores esperan que al ajustar la estructura de la papaverina, puedan mejorar aún más sus beneficios. Al modificar su composición, también podrían reducir potencialmente los efectos secundarios.

Aunque se necesitará mucho más trabajo antes de que esta intervención tenga un uso más amplio, es un hallazgo emocionante. Es un proceso relativamente simple, que utiliza un medicamento bien probado que podría ayudar a mejorar el rendimiento de los tratamientos contra el cáncer existentes.

none:  embarazo - obstetricia sin categorizar endometriosis