Depresión: la ketamina previene la pérdida de placer en primates

Nueva investigación, que aparece en la revista Neurona, muestra que los primates pierden la emoción en anticipación de una recompensa cuando un área específica de su cerebro se vuelve hiperactiva. El estudio también muestra que la ketamina afecta esta región del cerebro y previene la pérdida del placer.

La pérdida de interés o placer en actividades que alguna vez fueron emocionantes es una de las características de la depresión.

La depresión es “la principal causa de discapacidad en todo el mundo” y uno de los problemas de salud mental más comunes en los Estados Unidos.

Los síntomas de la depresión mayor incluyen estado de ánimo deprimido y pérdida de interés o placer en las actividades diarias. Algunas personas también pueden experimentar dificultad para dormir, comer y concentrarse o tener pensamientos intrusivos de muerte o suicidio.

La pérdida de interés, placer o emoción en anticipación de actividades que el individuo alguna vez percibió como agradables se llama anhedonia.

Los mecanismos cerebrales que sustentan la anhedonia en la depresión no han sido claros hasta ahora, y esta falta de conocimiento ha obstaculizado el éxito de muchos tratamientos antidepresivos.

Ahora, un nuevo estudio arroja una luz muy necesaria sobre este síntoma. Al frente de un equipo de investigadores, la profesora Angela Roberts del Departamento de Fisiología, Desarrollo y Neurociencia de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, y la investigadora de doctorado y estudiante de medicina Laith Alexander se propusieron estudiar este fenómeno en titíes.

Los titíes son un tipo de primate no humano con lóbulos frontales muy similares a los de los humanos. Esta similitud física significa que los hallazgos son más fácilmente traducibles a los humanos de lo que serían si el estudio involucrara roedores.

El profesor Roberts y sus colegas probaron los efectos de la ketamina, una droga alucinógena que recientemente ha despertado interés como posible tratamiento para la depresión, y descubrieron que tenía un efecto positivo en los primates.

Estudiando la anhedonia en primates

El profesor Roberts explica la motivación detrás del estudio, diciendo: “Los estudios de imágenes de [personas con depresión] nos han dado una pista sobre algunas de las regiones del cerebro que pueden estar involucradas en la anhedonia, pero aún no sabemos cuál de estas regiones es causalmente responsable ".

"Un segundo tema importante", agrega, "es que la anhedonia es multifacética: va más allá de una pérdida de placer y puede implicar una falta de anticipación y motivación, y es posible que estos diferentes aspectos puedan tener distintas causas subyacentes".

Para obtener más información sobre los mecanismos cerebrales detrás de la anhedonia, la profesora Roberts y su equipo idearon un experimento en el que entrenaron a los primates para que reaccionaran a dos sonidos. El sonido A indicó que los titíes recibirían malvaviscos como un regalo, mientras que ningún regalo siguió al sonido B.

Después del entrenamiento, las mediciones de la presión arterial y los movimientos de la cabeza mostraron que los titíes se emocionarían al escuchar el sonido A pero no responderían de esta manera al sonido B.

A continuación, los científicos implantaron quirúrgicamente tubos de metal muy delgados en la cabeza de los titíes, a través de los cuales inyectaron un fármaco o un placebo en los cerebros de los primates.

Los investigadores apuntaron a una región específica del cerebro llamada "área 25", que el fármaco hizo temporalmente hiperactiva. Utilizaron escáneres PET para estudiar la actividad cerebral de los primates.

El área 25 del cerebro es clave en la anhedonia

Los primates que recibieron el fármaco mostraron una mayor actividad en el área 25 del cerebro y también mostraron una excitación significativamente menor en anticipación de los malvaviscos.

Por el contrario, no hubo cambios ni en la actividad cerebral ni en el comportamiento de los primates que recibieron el placebo.

En un segundo experimento, los primates tuvieron que trabajar por sus recompensas. Al principio, recibieron un regalo después de tocar una forma de color en una pantalla solo una vez.

Sin embargo, en el transcurso del experimento, los primates tuvieron que presionar la forma un número creciente de veces antes de recibir el malvavisco. Eventualmente, los animales se rendirían porque la golosina ya no valía la pena.

Los investigadores encontraron que los titíes con un área hiperactiva 25 se rindieron mucho más rápidamente. Las tomografías por emisión de positrones también revelaron que la actividad anormal en esta área del cerebro se desbordó hacia otras áreas del cerebro, que también se volvieron hiperactivas cuando disminuyó la excitación anticipatoria.

Cómo la ketamina previene la pérdida del placer

Finalmente, los investigadores probaron el efecto que tenía la ketamina en los primates. Le dieron ketamina a los titíes 24 horas antes de repetir los mismos experimentos que antes.

Esta vez, la ketamina bloqueó la actividad del fármaco que sobreactivó el área 25. La actividad cerebral de los primates que recibieron ketamina parecía normal en las exploraciones PET, y los primates continuaron mostrando la misma emoción en anticipación a las golosinas de malvavisco.

"Comprender los circuitos cerebrales que subyacen a aspectos específicos de la anhedonia es de gran importancia", dice el primer autor Laith Alexander, "no solo porque la anhedonia es una característica central de la depresión, sino también porque es uno de los síntomas más resistentes al tratamiento".

Los estudios muestran que hasta el 30 por ciento de las personas que viven con depresión tienen una forma de la afección que no responde al tratamiento.

"Al revelar los síntomas específicos y los circuitos cerebrales que son sensibles a los antidepresivos como la ketamina, este estudio nos acerca un paso más hacia la comprensión de cómo y por qué los pacientes pueden beneficiarse de diferentes tratamientos".

Laith Alexander

none:  dolor de cuerpo cuidados paliativos - cuidados paliativos sangre - hematología