Trastorno por evitación / restricción de la ingesta de alimentos (ARFID): lo que debe saber

No es inusual que los niños sean quisquillosos con la comida, y muchos superan este comportamiento. Sin embargo, algunos niños demuestran hábitos alimenticios exigentes más severos, como limitar su dieta a solo ciertas texturas o mostrar una profunda preocupación por los posibles efectos nocivos de la alimentación.

Cuando estas personas dejan de crecer, necesitan atención médica.

Los médicos ahora clasifican una forma severa de quisquilloso al comer en los niños como trastorno por evitación / restricción de la ingesta de alimentos (ARFID). Aunque este trastorno comparte algunas similitudes con la anorexia y la bulimia, los niños que viven con ARFID no tienen una imagen corporal deficiente ni deseos de perder peso.

En este artículo, describimos ARFID y explicamos las opciones de tratamiento. También cubrimos lo que los padres y cuidadores pueden hacer para ayudar.

¿Qué es ARFID?

Una persona con ARFID puede no tener interés en comer o comer.

ARFID es un trastorno alimentario recientemente reconocido que se presenta en el Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales, quinta edición (DSM-5). los DSM-5 define los trastornos mentales para ayudar a los médicos y psiquiatras a mejorar el diagnóstico y el tratamiento.

Muchos padres y cuidadores etiquetan a su hijo como quisquilloso con la comida, pero a veces, los comportamientos alimentarios pueden volverse anormales.

Cuando la conducta alimentaria de un niño progresa a una falta general de interés por la comida y comienza a afectar su crecimiento y desarrollo, los médicos diagnostican un trastorno alimentario, que puede ser ARFID.

La diferencia entre ser quisquilloso y tener ARFID es que los niños con ARFID:

  • no comes suficientes calorías
  • dejar de ganar peso
  • deja de crecer

Algunos adultos también pueden tener ARFID, que puede causar pérdida de peso y afectar las funciones corporales normales.

En el DSM-5, ARFID reemplaza un trastorno alimentario llamado trastorno alimentario de la infancia o la primera infancia, que los médicos solo diagnostican en niños hasta los 6 años de edad inclusive. Por el contrario, ARFID no tiene límite de edad.

La principal diferencia entre ARFID y anorexia o bulimia es que un niño con ARFID no tiene problemas con su imagen corporal.

Los estudios han demostrado que, en comparación con las personas con anorexia, las personas con ARFID tienen más probabilidades de ser ingresadas en el hospital con un peso corporal más bajo en relación con su peso corporal saludable estimado.

Los investigadores también sugieren que las personas con ARFID tienen más probabilidades que las que padecen otros trastornos alimentarios de:

  • tener estancias hospitalarias más largas
  • dependen más de la alimentación por sonda para la nutrición
  • luchan más con el aumento de peso durante la hospitalización

Las personas con ARFID generalmente reciben un diagnóstico a una edad más temprana que las personas con anorexia y bulimia, y un mayor porcentaje de los afectados son hombres. ARFID también puede persistir durante más tiempo que otros trastornos alimentarios.

Diagnóstico

Los médicos utilizan los criterios en el DSM-5 para diagnosticar ARFID. Las personas con ARFID suelen tener una alteración de la alimentación, como:

  • falta de interés en comer o en la comida
  • evitando la comida basada en la textura
  • Expresando preocupación por las desagradables consecuencias de comer.

En ARFID, la alteración de la alimentación provoca una falta de nutrición adecuada, lo que hace que la persona no satisfaga sus necesidades energéticas. Como resultado, puede causar:

  • pérdida de peso significativa
  • deficiencias nutricionales
  • dependencia de sondas de alimentación o suplementos
  • efectos negativos sobre el funcionamiento psicosocial

Síntomas y señales de advertencia.

ARFID tiene varias señales de advertencia asociadas que los padres y cuidadores pueden identificar. Éstos incluyen:

  • pérdida de peso dramática
  • vestirse en capas para mantenerse abrigado u ocultar la pérdida de peso
  • problemas digestivos, como estreñimiento
  • restringir tipos o cantidades de alimentos
  • solo comer alimentos con ciertas texturas
  • sentirse enfermo o lleno a la hora de comer
  • siento frio
  • debilidad o energía excesiva
  • miedo a asfixiarse o vomitar
  • una gama restringida de alimentos preferidos que se vuelve más limitada con el tiempo

Otros síntomas de ARFID incluyen:

  • dolor abdominal
  • antecedentes o miedo a vomitar o atragantarse
  • enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), también conocida como reflujo ácido

Factores de riesgo para desarrollar ARFID

En comparación con otros trastornos alimentarios, los médicos no saben mucho sobre ARFID porque es un trastorno recientemente definido. Aún así, los médicos han notado algunos factores de riesgo potenciales para ARFID, que incluyen factores temperamentales, ambientales, genéticos y fisiológicos.

Se necesita más investigación en esta área, pero parece que los niños autistas y los niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y discapacidades intelectuales tienen más probabilidades de desarrollar ARFID.

Algunos niños con hábitos alimenticios exigentes y severos que no superan con la edad también pueden desarrollar ARFID.

Los niños que viven con ARFID también pueden tener ansiedad y tener un mayor riesgo de otros trastornos psiquiátricos.

Posibles complicaciones de salud

Los trastornos alimentarios son enfermedades psicológicas que causan síntomas físicos, que pueden provocar enfermedades graves y la muerte.

Las personas con ARFID, al igual que las que padecen anorexia o bulimia, no satisfacen sus necesidades nutricionales diarias. Algunos de los signos y síntomas de estos trastornos alimentarios son similares, entre ellos:

  • calambres de estómago, estreñimiento, acidez de estómago
  • falta de períodos o solo tiene un período cuando está tomando anticonceptivos hormonales
  • dificultad para concentrarse
  • hierro bajo
  • niveles bajos de hormona tiroidea
  • potasio bajo
  • recuentos bajos de células sanguíneas
  • ritmo cardíaco lento
  • mareo
  • desmayo
  • constantemente sintiendo frío
  • problemas con el sueño
  • piel y uñas secas
  • uñas quebradizas
  • vello fino en el cuerpo, llamado lanugo
  • adelgazamiento del cabello
  • cabello seco y quebradizo
  • debilidad muscular
  • mala cicatrización de heridas
  • disminución de la función inmunológica

Como el cuerpo carece de nutrientes esenciales para que los órganos funcionen correctamente en las personas con ARFID, los procesos corporales se ralentizan para conservar energía.

El cuerpo puede adaptarse bien al estrés resultante de los trastornos alimentarios, por lo que los análisis de sangre a veces pueden parecer normales incluso cuando alguien está en peligro.

Las alteraciones de los electrolitos, como el potasio, pueden causar una muerte inesperada y las personas con deficiencias nutricionales graves pueden morir a causa de un ataque cardíaco.

Opciones de tratamiento

ARFID solo recibió una definición clínica en el DSM-5, por lo que los médicos aún no han creado pautas para el tratamiento del trastorno.

Sin embargo, reconocen que las personas que viven con trastornos alimentarios como ARFID requieren el cuidado y la experiencia de un nutricionista dietista registrado.

Otros profesionales de la salud que pueden desempeñar un papel en el cuidado de las personas con ARFID incluyen:

  • terapeutas ocupacionales
  • pediatras del desarrollo
  • gastroenterólogos
  • psicólogos
  • psiquiatras
  • médicos de la salud de adolescentes

La participación de tantos profesionales puede hacer que los planes de tratamiento se vuelvan poco claros. Algunos médicos con experiencia en el tratamiento de niños con ARFID sugieren que el enfoque del tratamiento dependerá de los factores que causan el trastorno alimentario.

Por ejemplo, una persona con ARFID que tiene miedo de asfixiarse y vomitar puede beneficiarse de estrategias de comportamiento para ayudar a abordar esos miedos.

Los niños con ARFID necesitan planes de tratamiento especializados e individualizados. Se necesitan más estudios para explorar el manejo y el tratamiento de ARFID.

Cómo ayudar a alguien con ARFID

Un niño que es quisquilloso con la comida puede que no necesite atención médica. Sin embargo, si la alimentación exigente comienza a afectar el crecimiento y desarrollo de un niño, un padre o cuidador debe llevarlo a ver a un médico. Un médico puede ayudar a la familia a encontrar una solución explorando la causa raíz del ARFID.

Con el cuidado adecuado, un niño con ARFID puede aprender a aceptar diferentes alimentos sin miedo y comenzar a aumentar de peso y crecer nuevamente.

El manejo de ARFID requiere paciencia porque puede ser un desafío para un médico descubrir la causa. Como los médicos aún no tienen pautas clínicas a seguir, puede llevar tiempo establecer un plan de tratamiento eficaz.

Resumen

ARFID es un trastorno alimentario que se presenta en niños. Es diferente a la anorexia y la bulimia porque las personas con ARFID no tienen una imagen corporal deficiente y no están tratando de perder peso.

ARFID puede afectar el crecimiento y el desarrollo de un niño, por lo que es importante buscar atención médica. Actualmente, los médicos no tienen pautas a seguir para el tratamiento y manejo de ARFID.

Junto con otros profesionales de la salud, como un nutricionista y un psiquiatra, los médicos pueden ayudar a un niño con ARFID a aprender a comer para apoyar su crecimiento y desarrollo.

none:  dolor - anestésicos soriasis sin categorizar