¿Cuáles son los síntomas de la neumonía viral?

La neumonía viral es una neumonía que se desarrolla como resultado de una infección viral en los pulmones.

Los síntomas de la neumonía viral suelen ser similares a los de la neumonía bacteriana, pero, dependiendo del virus responsable, puede haber algunos síntomas adicionales.

Una amplia gama de virus puede causar neumonía viral, incluida la influenza y los coronavirus, como el SARS-CoV-2, que causa el COVID-19.

La neumonía viral suele ser leve, pero en casos raros, puede poner en peligro la vida.

Siga leyendo para obtener más información sobre los síntomas, las causas y el tratamiento de la neumonía viral.

¿Cuales son los sintomas?

Los síntomas de la neumonía viral pueden incluir fiebre, temblores, escalofríos y fatiga.

Los síntomas de la neumonía viral pueden variar en gravedad y pueden incluir los siguientes:

  • fiebre
  • una tos que es probable que sea seca al principio, pero que puede producir moco amarillo o verde
  • dificultad para respirar
  • sacudida
  • escalofríos
  • dolores musculares
  • fatiga
  • malestar
  • debilidad
  • pérdida de apetito
  • tinte azul en los labios

Algunas personas con neumonía viral también pueden tener dolor de garganta o dolor de cabeza, según la causa subyacente de la infección.

La neumonía viral tiende a presentarse de manera diferente en cada grupo de edad.

Los niños pequeños con neumonía viral generalmente tienen síntomas leves que empeoran gradualmente. Un niño con neumonía viral puede desarrollar sibilancias notables y su piel y labios a menudo adquieren un tinte azul debido a la falta de oxígeno. También es probable que pierdan el apetito.

Por otro lado, los adultos mayores de 65 años pueden experimentar temperaturas corporales anormalmente bajas, confusión y mareos.

Causas

Una amplia gama de virus puede causar neumonía viral, que incluyen:

  • virus de la influenza A, B y C
  • coronavirus, incluidos los que causan COVID-19, síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y síndrome respiratorio agudo severo (SARS)
  • virus de la parainfluenza
  • adenovirus, que causan bronquitis y algunos resfriados comunes
  • virus varicela-zóster, que causa varicela y herpes zóster
  • virus respiratorio sincitial, que es más grave en los niños pequeños, pero puede causar síntomas similares a los del resfriado en personas de todas las edades

Los virus se propagan fácilmente cuando las personas afectadas estornudan o tosen. Una persona también puede contraer la infección si entra en contacto con una superficie contaminada.

COVID-19

Los coronavirus, una gran familia de virus que causan enfermedades respiratorias, pueden provocar neumonía viral. Incluyen el SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el brote viral como una pandemia el 11 de marzo de 2020.

Según la OMS, la mayoría de los casos reportados son relativamente leves: el 81% de las personas tienen una enfermedad que no causa complicaciones, mientras que el 14% desarrollará una enfermedad grave y necesitará oxigenoterapia, y el 5% necesitará tratamiento en una unidad de cuidados intensivos.

La neumonía grave se encuentra entre las complicaciones más comunes que resultan del COVID-19 grave. Puede desarrollarse al final de la primera semana de infección.

Las personas con problemas de salud preexistentes y los adultos mayores tienen más probabilidades de desarrollar neumonía grave a causa del SARS-CoV-2.

La situación aún se está desarrollando, por lo que estos hallazgos y cifras pueden cambiar.

Para obtener actualizaciones en vivo sobre los últimos desarrollos relacionados con el nuevo coronavirus y COVID-19, haga clic aquí.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

La neumonía viral puede afectar a cualquier persona, ya que los virus que la provocan son muy contagiosos.

Sin embargo, los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de que una persona desarrolle neumonía viral:

  • tener más de 65 años o menos de 2 años
  • vivir en un entorno grupal, como un hogar de ancianos, una prisión o un dormitorio
  • trabajar en un hospital o en un hogar de ancianos
  • fumar tabaco
  • abuso de alcohol o drogas ilícitas
  • tener una enfermedad crónica, como una enfermedad cardíaca, respiratoria o autoinmune
  • tener un sistema inmunológico comprometido, posiblemente debido al cáncer o al VIH
  • recuperándose de una infección viral reciente

Neumonía viral versus neumonía bacteriana

La neumonía es una infección de los pulmones. Los médicos clasifican la neumonía según su causa. Las causas habituales de neumonía incluyen:

  • bacterias
  • virus
  • infecciones por hongos

La neumonía bacteriana y viral es más común que la neumonía resultante de infecciones fúngicas.

Bacterias como steotococos neumonia Causar neumonía bacteriana. Este tipo de neumonía suele ser más grave que la neumonía viral.

Los síntomas de la neumonía bacteriana pueden incluir:

  • fiebre muy alta
  • temblores, escalofríos o rigores
  • respiración rápida
  • dificultad para respirar
  • tos con sangre o moco
  • cansancio o falta de energía

La neumonía viral puede tener algunos de los mismos síntomas, pero los síntomas tienden a ser menos graves.

La neumonía bacteriana requiere tratamiento con antibióticos. Los antibióticos no ayudan a tratar la neumonía viral a menos que exista una causa bacteriana secundaria.

Diagnóstico

Un médico podrá diagnosticar la neumonía viral.

Por lo general, comenzarán preguntando sobre cualquier síntoma y realizando un examen físico. Como parte del examen, el médico escuchará los pulmones para detectar cualquier sonido anormal que pueda indicar neumonía.

Estos sonidos pueden incluir crujidos en los pulmones o sibilancias al respirar. Un médico también controlará la frecuencia cardíaca rápida y la disminución del flujo de aire.

Si el médico sospecha que puede haber neumonía, es probable que ordene algunas de las siguientes pruebas para confirmar el diagnóstico:

  • radiografía de pecho
  • hisopo nasal para detectar virus
  • cultivo de esputo del moco de los pulmones
  • análisis de sangre, incluido un hemograma completo (CBC) para buscar marcadores inflamatorios
  • prueba de gasometría arterial

Las pruebas que el médico decida ordenar dependerán de la gravedad de los síntomas de una persona y de si se encuentra en uno de los grupos de mayor riesgo.

Cuando ver a un doctor

Las personas con un mayor riesgo de desarrollar neumonía deben consultar a un médico o visitar una sala de emergencias de inmediato si desarrollan síntomas similares a los de la gripe junto con cualquiera de los siguientes:

  • Dolor de pecho
  • una fiebre alta
  • confusión en adultos mayores
  • dificultad para respirar o respiración rápida

La neumonía puede ser extremadamente grave en personas de mayor riesgo. Estas personas necesitarán tratamiento inmediato para obtener los mejores resultados.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

La neumonía viral generalmente desaparece por sí sola. Por tanto, el tratamiento se centra en aliviar algunos de los síntomas. Una persona con neumonía viral debe descansar lo suficiente y mantenerse hidratada bebiendo muchos líquidos.

Un médico puede recetar medicamentos para aliviar la tos para ayudar a aliviar la tos. Las personas solo deben tomar medicamentos antitusígenos cuando un médico se lo indique, ya que toser ayuda a eliminar la infección de los pulmones. Para aquellos con moco pulmonar espeso, un médico puede recetar un expectorante para la tos.

En algunos casos de neumonía viral, un médico puede recetar medicamentos antivirales para reducir la actividad viral. Este tratamiento tiende a ser más eficaz cuando el virus se encuentra en la etapa inicial de la infección.

En raras ocasiones, un médico puede hospitalizar a una persona con neumonía viral. Las personas mayores de 65 años o con enfermedades crónicas tienen más probabilidades de necesitar atención hospitalaria. Los muy jóvenes también tienen un mayor riesgo de sufrir una neumonía viral grave.

Prevención

Los virus que causan neumonía viral son contagiosos. Durante la temporada de resfriados y gripe, una persona puede tomar medidas para mantenerse saludable. Estos pasos pueden proteger contra la neumonía viral y otras enfermedades virales.

Algunas técnicas que las personas pueden usar para tratar de evitar enfermarse incluyen:

  • lavarse las manos frecuentemente con agua tibia y jabón
  • vacunarse contra la gripe
  • evitando tocarse la nariz o la boca
  • dormir lo suficiente
  • hacer ejercicio regularmente
  • comer muchas frutas y verduras frescas
  • practicar el distanciamiento físico, lo que incluye mantenerse alejado de las personas que estornudan y tosen

Quitar

La mayoría de las personas con neumonía viral se recuperan en unas pocas semanas. Sin embargo, algunas personas pueden tardar varias semanas en recuperarse por completo, especialmente aquellas que tienen un sistema inmunológico debilitado o tienen más de 65 años.

Si bien la neumonía viral puede ser contagiosa, una persona puede practicar una buena higiene y cuidados personales para reducir el riesgo de contraer la infección.

none:  obesidad - adelgazamiento - fitness ansiedad - estrés control de la natalidad - anticoncepción