¿Qué tan seguros son los probióticos?

En medio del aumento creciente del uso de probióticos en la sociedad occidental, un artículo de revista reciente pregunta si deberíamos evaluar la seguridad de los productos con un poco más de escrutinio.

Los probióticos son populares, pero ¿qué dice la evidencia?

Durante milenios, los seres humanos han consumido alimentos ricos en bacterias vivas.

El yogur, por ejemplo, se remonta al menos al 5000 a. C., y en Corea, el kimchi, verduras fermentadas, también se ha consumido durante miles de años.

Sin embargo, hoy en día, se agregan microorganismos vivos a una gama de productos que se anuncian como que brindan una amplia gama de beneficios médicos.

El marketing creativo y la fascinación general por las bacterias intestinales se han combinado para crear un enorme mercado de probióticos.

Quizás sorprendentemente, para vender un producto que contiene microorganismos vivos no existe un requisito legal para proporcionar evidencia de que funciona o, lo que es más importante, de que es seguro.

Un artículo publicado esta semana en Medicina interna de JAMA sostiene que se trata de una situación peligrosa. La pieza fue escrita por el Dr. Pieter A.Cohen de Cambridge Health Alliance en la Escuela de Medicina de Harvard en Boston, MA.

El estado de la evidencia

El Dr. Cohen comienza describiendo los beneficios comprobados de los probióticos. Por ejemplo, Saccharomyces boulardii Se ha demostrado que ayuda a tratar algunos tipos de diarrea en niños y reduce la recurrencia de Clostridium difficile infecciones en adultos.

A pesar de los casos específicos mencionados, argumenta que no se ha demostrado que las cepas utilizadas en alimentos y suplementos sean beneficiosas para la salud ni tampoco se ha demostrado que sean seguras.

Los fabricantes afirman que los probióticos ayudan a mantener la salud respiratoria, cardiovascular, reproductiva y psicológica. Sin embargo, el Dr. Cohen escribe que "[a] pesar de las indicaciones anunciadas, no hay grandes ensayos clínicos a largo plazo que demuestren que los probióticos ofrecen beneficios clínicos para las personas que ya están sanas". Él continúa:

“El uso generalizado, especialmente entre personas sanas, ha superado en gran medida a la ciencia”.

Por ejemplo, una revisión exhaustiva de la literatura relevante publicada a principios de este año concluyó que "[l] a factibilidad del consumo de probióticos para proporcionar beneficios en adultos sanos requiere más investigación".

En otras palabras, puede haber beneficios, pero la evidencia simplemente no existe para decir definitivamente de ninguna manera.

A pesar de esto, los fabricantes tienen permitido legalmente decirles a los consumidores que sus productos "apoyan el sistema inmunológico" o "mejoran la salud digestiva". Quizás aún más preocupante, no es necesario que agreguen información sobre los posibles efectos adversos.

¿Cuáles son los posibles peligros?

A lo largo de los años, docenas de informes de casos han subrayado los peligros potenciales de la suplementación con probióticos. Los riesgos incluyen fungemia y bacteriemia: la presencia de hongos o bacterias en la sangre, respectivamente.

Las personas con sistemas inmunitarios comprometidos corren mayor riesgo, incluidos los muy jóvenes y los ancianos. Estos organismos han evolucionado para infectar, después de todo.

Debido a que muchos ensayos de probióticos no informan suficientemente los eventos adversos, se desconoce el alcance exacto de este problema.

Aparte del riesgo de infecciones oportunistas provocadas por el consumo de probióticos, existe la amenaza potencial de productos contaminados y de baja calidad.

Aunque la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) tiene estrictas reglas de seguridad para la fabricación de suplementos, estas no siempre se siguen.

Según el Dr. Cohen, una inspección de 656 instalaciones en 2017 encontró "violaciones en más de la mitad". Él continúa:

"Estas violaciones no eran triviales: por lo general, las empresas no habían logrado establecer la identidad, pureza, fuerza o composición de su producto final".

Esta amenaza potencial se pone de manifiesto con el caso de un bebé de 8 días que desarrolló una infección fúngica mortal después del uso de un suplemento probiótico que había sido contaminado con hongos.

Como señala el Dr. Cohen, aunque seguir más de cerca las regulaciones de la FDA ayudaría a reducir el riesgo de contaminación del producto, aún no garantizaría que el probiótico en sí sea completamente seguro.

El autor termina su artículo pidiendo controles más estrictos por parte de la FDA. El escribe:

“La agencia debería […] exigir a los fabricantes, como ya hacen las autoridades canadienses, que proporcionen la cepa o cepas específicas, y la cantidad de microorganismos vivos por porción, en cada botella de suplementos probióticos”.

También los insta a introducir pruebas de seguridad adicionales, centrándose especialmente en "genes de resistencia a antibióticos potencialmente transferibles". Tal como está, no sabemos cómo el consumo de bacterias con una variedad de genes nuevos podría afectar la resistencia a los antibióticos ahora o en el futuro.

El mensaje para llevar a casa del Dr. Cohen es claro y conciso:

"Los consumidores y los médicos no deben asumir que la etiqueta de los suplementos probióticos proporciona información adecuada para determinar si vale la pena correr el riesgo por consumir el microorganismo vivo".

none:  dolor de cuerpo menopausia odontología