Por qué una dieta baja en carbohidratos puede ayudarlo a perder peso y no recuperarlo

“El estudio de alimentación más grande y más largo para probar el 'modelo carbohidrato-insulina'” concluye que una ingesta más baja de carbohidratos quema más calorías, lo que puede ayudar a las personas a mantener la pérdida de peso durante un período de tiempo más largo.

Llevar una dieta baja en carbohidratos de alta calidad puede ayudarnos a evitar el aumento de peso por más tiempo.

Cara Ebbeling, Ph.D., junto con el Dr. David Ludwig, ambos del Boston Children's Hospital en Massachusetts, dirigieron el nuevo estudio, que ahora aparece en la BMJ.

Según explican, cuando perdemos peso, el organismo se adapta disminuyendo su gasto energético. En otras palabras, quema menos calorías.

De esta manera, el metabolismo se protege a sí mismo contra cambios de peso a largo plazo.

Sin embargo, cuando la pérdida de peso es intencional, esta respuesta adaptativa puede ser frustrante para las personas que hacen dieta, ya que conduce a la recuperación de peso.

Aunque el aumento de peso después de hacer dieta es un fenómeno bien conocido, los investigadores no saben mucho sobre cómo las diferentes dietas afectan la forma en que el metabolismo responde a ellas.

Sin embargo, el llamado modelo carbohidrato-insulina sugiere uno de esos mecanismos. Postula que los alimentos altamente procesados ​​con alto contenido de azúcar impulsan cambios hormonales que aumentan el apetito y conducen al aumento de peso.

“Según este modelo”, explica el Dr. Ludwig, “los carbohidratos procesados ​​que inundaron nuestras dietas durante la era baja en grasas han elevado los niveles de insulina, haciendo que las células grasas almacenen calorías en exceso. Con menos calorías disponibles para el resto del cuerpo, el hambre aumenta y el metabolismo se ralentiza, una receta para el aumento de peso ".

En este contexto, Ebbeling, el Dr. Ludwig y sus colegas decidieron investigar los efectos que diferentes dietas tenían sobre el metabolismo. Específicamente, observaron la proporción de carbohidratos a grasas en diferentes dietas durante un período de 20 semanas.

Estudiar la ingesta de carbohidratos, el peso y las calorías.

Los investigadores examinaron el efecto de diferentes dietas en 234 adultos de entre 18 y 65 años cuyo índice de masa corporal (IMC) era de al menos 25. Como parte del estudio, los participantes también se habían adherido a un plan de pérdida de peso durante 10 semanas.

Al final de la prueba, 164 participantes habían logrado su objetivo de pérdida de peso de alrededor del 12 por ciento de su peso total. Luego, se adhirieron a una dieta alta, moderada o baja en carbohidratos durante 20 semanas, lo que permitió a los investigadores examinar si lograron mantener la pérdida de peso.

La dieta alta en carbohidratos estaba compuesta por un 60 por ciento de carbohidratos de alta calidad, la dieta moderada tenía un 40 por ciento de carbohidratos y la dieta baja en carbohidratos tenía un 20 por ciento de carbohidratos. Las dietas también minimizaron la ingesta de azúcar y utilizaron cereales integrales.

Durante este tiempo, los científicos midieron el peso de los participantes y rastrearon la cantidad de calorías que quemaron. También examinaron la secreción de insulina y las hormonas metabólicas de los participantes.

"Una pérdida de peso de 20 libras después de 3 años"

Al final del período de estudio, las personas del grupo bajo en carbohidratos quemaron significativamente más calorías que las que habían seguido una dieta alta en carbohidratos.

Específicamente, los participantes que estaban en una dieta baja en carbohidratos quemaron alrededor de 250 kilocalorías más por día que aquellos que estaban en una dieta alta en carbohidratos.

Ebbeling explica: "Si esta diferencia persiste, y no vimos una disminución durante las 20 semanas de nuestro estudio, el efecto se traduciría en una pérdida de peso de aproximadamente 20 libras después de 3 años, sin cambios en la ingesta de calorías".

Los resultados también indicaron que para los participantes que tenían la mayor secreción de insulina, el impacto de una dieta baja en carbohidratos fue aún más significativo: las personas que hicieron dieta baja en carbohidratos quemaron 400 calorías más por día que las personas que hicieron dieta alta en carbohidratos.

"Una carga glucémica baja y una dieta alta en grasas", explican los autores, "podría facilitar el mantenimiento de la pérdida de peso más allá del enfoque convencional de restringir la ingesta de energía y fomentar la actividad física".

Ebbeling dice: "Nuestras observaciones desafían la creencia de que todas las calorías son iguales para el cuerpo".

"Este es el estudio de alimentación más grande y más largo para probar el 'modelo carbohidrato-insulina', que proporciona una nueva forma de pensar y tratar la obesidad".

Dr. David Ludwig

none:  síndrome del intestino irritable salud de la mujer - ginecología hipotiroideo