La ketamina para la depresión puede contribuir a la dependencia de opioides

Los investigadores han descubierto que la ketamina puede actuar rápidamente para aliviar los síntomas de la depresión grave, pero no está claro cómo. Un nuevo estudio pregunta si este medicamento es simplemente "otro opioide" disfrazado y aconseja a los especialistas que sean cautelosos.

La ketamina puede aliviar los síntomas de la depresión rápidamente, pero aún no comprendemos completamente el peligro de este medicamento.

A principios de este año, Noticias médicas hoy informó sobre una investigación que encontró que la ketamina puede aliviar rápidamente los síntomas de la depresión severa, como los pensamientos suicidas.

Dicho esto, los investigadores todavía están trabajando para comprender qué hace que la ketamina sea tan efectiva y, lo que es más importante, si el alivio temporal que proporciona vale la pena en comparación con los efectos secundarios como la disociación y los riesgos como la adicción.

Algunos estudios han sugerido que el efecto de la ketamina sobre los síntomas de la depresión se debe a sus propiedades antagonistas del receptor NMDA, que también le permiten actuar como anestésico.

Ahora, un estudio publicado en el Revista estadounidense de psiquiatría dice que las propiedades antidepresivas de la ketamina se deben al hecho de que activa el sistema opioide.

El sistema opioide está compuesto por receptores opioides que se encuentran en el cerebro, y estos receptores reaccionan a las drogas opioides, como la morfina, que son altamente adictivas.

En el nuevo estudio, los Dres. Nolan Williams, Boris Heifets y el equipo de la Universidad de Stanford en California exploraron cómo la interacción de la ketamina con el sistema opioide afecta sus propiedades antidepresivas y sus efectos disociativos en personas con depresión que son resistentes a los tratamientos tradicionales.

Probando si la ketamina actúa como un opioide

Los investigadores basaron el estudio, un ensayo cruzado doble ciego aleatorizado, en la hipótesis de que la ketamina interactúa con los receptores opioides. Para probar esta idea, querían ver cómo un bloqueador de opioides llamado naltrexona interferiría con los efectos de la ketamina sobre la depresión.

El Dr. Williams y su equipo reclutaron a 30 participantes con depresión resistente al tratamiento. Todos fueron inscritos para recibir ketamina para sus síntomas; sin embargo, algunos también recibieron naltrexona de antemano, mientras que otros tomaron un placebo.

De todos los participantes, 12 tomaron naltroxeno más ketamina y un placebo más ketamina, en orden aleatorio.

Los investigadores encontraron que tomar naltroxeno antes de ingerir ketamina disminuía o bloqueaba los efectos antidepresivos del fármaco, pero no la sensación de disociación que inducía.

Debido a estos resultados, los investigadores tuvieron que detener el ensayo antes de tiempo para salvaguardar el bienestar de los participantes.

"Debemos tener cuidado" con la ketamina

El editorial que acompaña al artículo del estudio advierte que la ketamina conlleva riesgos desconocidos para la salud e insta a los investigadores a profundizar en los mecanismos que este fármaco pone en marcha.

"Odiaríamos tratar la depresión y las epidemias de suicidio mediante el uso excesivo de ketamina, que quizás podría hacer crecer involuntariamente la tercera cabeza de la dependencia de opioides", escribe el autor del editorial, el Dr. Mark George, de la Universidad Médica de Carolina del Sur en Charleston.

“[C] on estos nuevos hallazgos, debemos tener cuidado con el uso generalizado y repetido de ketamina antes de que se realicen más pruebas mecánicas para determinar si la ketamina es simplemente otro opioide en una forma novedosa”.

Dr. Mark George

En el futuro, sugiere el Dr. George, los investigadores también pueden querer invertir más tiempo en estudiar algunos otros tratamientos infrautilizados para la depresión, como la terapia electroconvulsiva, la estimulación magnética transcraneal y la estimulación del nervio vago.

none:  arritmia endometriosis sueño - trastornos del sueño - insomnio