Cómo el ejercicio afecta las hormonas metabólicas

Investigadores de Dinamarca han descubierto que los ejercicios cardiovasculares o de resistencia afectan las hormonas metabólicas de manera diferente al entrenamiento de fuerza o resistencia con pesas.

El ejercicio cardiovascular y el entrenamiento de fuerza impactan nuestras hormonas metabólicas de diferentes maneras.

La investigación ha profundizado nuestra comprensión de cómo las diferentes formas de ejercicio afectan al cuerpo.

Un hallazgo significativo es que el ejercicio de resistencia aumenta una hormona metabólica llamada factor de crecimiento de fibroblastos 21 (FGF21), mientras que el entrenamiento de fuerza disminuye otra llamada factor de crecimiento de fibroblastos 19 (FGF19).

Los efectos de varias formas de ejercicio sobre hormonas más conocidas como la insulina y la adrenalina ya se comprenden bien, dice el autor principal del estudio, Christoffer Clemmensen, quien trabaja como profesor asociado en el Centro de Investigación Metabólica Básica de la Fundación Novo Nordisk en Copenhague.

La nueva perspectiva de sus hallazgos, explica, es "que el entrenamiento de fuerza y ​​el ejercicio cardiovascular afectan las hormonas FGF de manera diferente".

El estudio, que figura en el Revista de investigación clínica: Insight - también confirmó algunos efectos conocidos de otras sustancias metabólicas.

Metabolismo y ejercicio

La palabra metabolismo proviene de la frase griega que significa “cambiar”, pero la usamos para referirnos a todos los procesos que extraen y usan energía para mantener la vida.

Estos van desde la respiración, la digestión y la regulación de la temperatura hasta la contracción muscular, manteniendo el cerebro y los nervios en funcionamiento y eliminando los desechos a través de las heces y la orina.

El metabolismo cambia a lo largo de la vida. A medida que envejecemos, quemamos menos calorías y nuestra digestión se altera. También perdemos músculo magro y, a menos que cuidemos nuestra dieta y hagamos ejercicio con regularidad, aumentamos de peso.

Comer demasiado y tener un estilo de vida mayoritariamente sedentario puede acelerar estos cambios relacionados con la edad.

Para protegernos contra esto, los expertos nos aconsejan seguir las pautas sobre cómo llevar una dieta saludable y permanecer físicamente activos.

En los Estados Unidos, las pautas de actividad física para adultos recomiendan una combinación de fortalecimiento muscular y ejercicio aeróbico o de resistencia.

Ejercicio y hormonas metabólicas

Sin embargo, aunque hay mucha evidencia que describe los diversos beneficios del ejercicio en la salud, “los mecanismos subyacentes siguen sin entenderse completamente”, señalan Clemmensen y sus colegas en su artículo de estudio.

Entonces, investigaron esto más a fondo al examinar el impacto de dos formas de ejercicio en las hormonas metabólicas, que son los mensajeros químicos que regulan los procesos del metabolismo.

Reclutaron a 10 hombres jóvenes sanos y los dividieron al azar en dos grupos. En un grupo, los hombres hicieron entrenamiento cardiovascular primero y luego entrenamiento de fuerza aproximadamente una semana después. En el otro grupo, los hombres hicieron primero el entrenamiento de fuerza y ​​luego el cardio.

Todas las sesiones de ejercicio duraron aproximadamente una hora y fueron intensivas. En la sesión de cardio, los hombres pedalearon al 70 por ciento de la ingesta máxima de oxígeno. En la sesión de entrenamiento de fuerza, sometieron a todos los grupos principales de músculos a un régimen que comprende cinco ejercicios diferentes repetidos entre cinco y diez veces.

Durante el período de recuperación de 3 horas después de cada sesión de ejercicio, los investigadores tomaron muestras de sangre de cada hombre inmediatamente después del ejercicio y luego a intervalos a partir de entonces.

Utilizaron las muestras de sangre para medir los cambios en los niveles de: azúcar en sangre, ácido láctico, varias hormonas y ácido biliar.

Diferentes efectos sobre las hormonas metabólicas.

Los resultados mostraron que los niveles sanguíneos de FGF21 aumentaron significativamente durante las sesiones de cardio o resistencia, pero no en las sesiones de entrenamiento de fuerza.

El efecto del cardio sobre FGF21 fue tan marcado que los investigadores creen que merece una mayor investigación. De particular interés es si la hormona está directamente involucrada en los efectos de promoción de la salud del ejercicio cardiovascular.

Los resultados también mostraron que los niveles de FGF19 cayeron ligeramente después del entrenamiento de fuerza. Esto fue una sorpresa para los investigadores que esperaban que aumentara, ya que los estudios en animales sugieren que la hormona metabólica ayuda con el crecimiento muscular.

Los FGF son activos en muchos procesos biológicos diferentes, además de ayudar a regular el metabolismo. Estos incluyen, por ejemplo, crecimiento celular, desarrollo embrionario, reparación de tejidos y formación de tumores.

El FGF21 se produce en varios órganos y es activo en la pérdida de peso, el control de la glucosa y la reducción de la inflamación.

De hecho, los investigadores han propuesto que FGF21 tiene potencial como fármaco para tratar "complicaciones metabólicas como la diabetes y la enfermedad del hígado graso".

FGF19, que se produce en el intestino, se describe como un miembro "atípico" de la familia FGF. Como hormona, ayuda a regular la producción de ácidos biliares y el metabolismo de la glucosa y los lípidos.

Los estudios en animales han demostrado que, además de ayudar con el crecimiento muscular, el FGF19 puede ayudar a perder peso, reducir las grasas y los niveles de glucosa en el hígado y mejorar el uso de insulina.

El equipo ahora planea investigar más a fondo los vínculos entre las hormonas metabólicas y el ejercicio. Una limitación del nuevo estudio fue que solo analizó los cambios en las 3 horas posteriores a la sesión de ejercicio. Todavía no está claro qué sucede a largo plazo.

"Actualmente se está probando el potencial de FGF21 como fármaco contra la diabetes, la obesidad y trastornos metabólicos similares, por lo que el hecho de que podamos aumentar la producción nosotros mismos a través del entrenamiento es interesante".

Christoffer Clemmensen

none:  linfoma enfermería - partería pediatría - salud infantil