Todo lo que necesita saber sobre las contusiones óseas

Los moretones pueden ocurrir tanto en los huesos como en los tejidos blandos.

La mayoría de las personas están familiarizadas con los hematomas, la decoloración y la hinchazón que son característicos después de un golpe en los músculos y los tejidos blandos.

Los moretones pueden durar de días a meses y varían de leves a graves. Los moretones en los huesos se encuentran entre los más graves y dolorosos. Por lo general, sanan en un par de meses, aunque los hematomas de huesos más grandes pueden tardar más.

¿Qué es?

Un hematoma óseo puede ser debilitante y doloroso.

Los moretones se forman cuando un vaso sanguíneo se rompe cerca de la superficie de la piel después de un golpe. Los vasos sanguíneos rotos filtran una pequeña cantidad de sangre hacia los tejidos debajo de la piel.

El área aparecerá de color rojo al principio, cambiando a azul o morado, verde, amarillo-marrón y, finalmente, al color normal de la piel de una persona a medida que cicatriza el hematoma.

Los moretones no solo ocurren debajo de la piel, sino también en tejidos, órganos y huesos más profundos. Si bien estos moretones más profundos pueden no mostrar signos visibles de sangrado, pueden causar dolor.

En 1988, un estudio de diez personas con dolor debilitante en las caderas y rodillas descubrió una condición que los investigadores llamaron edema de médula ósea. Se encontró que las personas con dolor de cadera y rodilla tenían una densidad de la médula ósea alterada en una resonancia magnética (MRI) que no era visible cuando se examinaba con rayos X

El edema de médula ósea ahora se conoce como "hematoma óseo" para reflejar la naturaleza traumática de la afección. Un hematoma óseo a veces se denomina contusión ósea.

Lo siguiente puede causar cambios en la médula ósea en un hematoma óseo:

  • Aumento de la acumulación de sangre: los vasos sanguíneos dilatados estancan el flujo sanguíneo, lo que conduce a una inflamación severa.
  • Líquido dentro del hueso: con las lesiones musculares, el líquido se acumula en los músculos y hace que se hinchen. Esto se conoce como edema. Los huesos no pueden hincharse porque son duros. En cambio, el líquido en los huesos crea presión y produce dolor.
  • Hiperemia reactiva: esto ocurre cuando el flujo sanguíneo aumenta después de una interrupción temporal.
  • Fractura: puede haber una pequeña fractura en la capa de hueso justo debajo del cartílago articular.

Las trabéculas son la red de tejidos fibrosos de soporte en un hueso.Una fractura completa de un hueso significa que todas las trabéculas óseas en esa área particular del hueso están dañadas, lo que provoca una rotura.

Un hematoma óseo suele ser la etapa previa a una fractura. En este caso, solo algunas de las trabéculas están rotas.

Síntomas

En el área alrededor del hematoma óseo, los síntomas pueden incluir:

  • hinchazón
  • dolor o sensibilidad que continúa después de que ha desaparecido un hematoma en la piel
  • un cambio de color de piel
  • dolor en las articulaciones cerca de la zona de impacto
  • inflamación de la articulación
  • rigidez articular

El dolor de un hematoma óseo dura más que el dolor causado por una lesión en los tejidos blandos.

Tipos

Hay tres tipos de contusiones óseas:

  • hematoma subperióstico, en el que la sangre se acumula debajo de la membrana fibrosa que cubre la superficie del hueso
  • hematoma interóseo, que involucra sangrado e hinchazón en la cavidad central del hueso, donde se almacena la médula ósea roja y amarilla
  • Lesión subcondral, donde se produce sangrado e hinchazón para reparar el cartílago y el hueso debajo

El tipo de hematoma óseo depende de la ubicación de la lesión en el hueso.

El hematoma subperióstico se produce principalmente después de un golpe traumático en el hueso. Es común en las regiones inferiores del cuerpo.

Pueden producirse hematomas interóseos si una persona aplica una presión extrema en un hueso de forma regular. Este tipo de hematoma afecta principalmente a futbolistas, basquetbolistas y corredores.

O una fuerza de compresión que aplasta las células y separa el cartílago y el hueso subyacente, o una fuerza de torsión rotacional desencadena lesiones subcondrales. Este tipo de hematoma óseo también ocurre con frecuencia en jugadores de fútbol y baloncesto.

Los saltos o el impacto de correr sobre superficies duras pueden causar los tres tipos de hematomas óseos.

Causas

La participación en deportes, como el baloncesto, puede provocar un hematoma en los huesos.

Cualquier hueso del cuerpo puede resultar magullado. Las personas informan con frecuencia de contusiones óseas en la rodilla, la muñeca, el hueso del talón, el pie, el tobillo y la cadera.

A menudo ocurren después de un solo evento traumático, como una lesión deportiva, una caída, un accidente automovilístico o un golpe de una persona u objeto.

Las lesiones por torsión pueden causar esguinces en las articulaciones y hematomas en los huesos.

    Los moretones en los huesos pueden ocurrir después de las siguientes formas de trauma:

    • un golpe directo al hueso
    • las fuerzas asociadas con la piel o el músculo que se separa del hueso
    • dos huesos chocan entre sí después de lesiones de ligamentos
    • daño a los huesos vecinos

    Cada una de estas formas de trauma conduce a un patrón único de hematomas en el hueso.

    Las afecciones médicas, como la artritis, donde las superficies óseas pueden rechinarse entre sí, también pueden causar un hematoma en los huesos.

    Factores de riesgo

    Una persona puede tener un mayor riesgo de sufrir hematomas en los huesos si:

    • participar en deportes de alto impacto
    • tener un trabajo físicamente exigente
    • no use equipo de protección para su deporte u ocupación
    • tiene osteoartritis

    Los moretones en los huesos son comunes en personas que juegan fútbol, ​​fútbol americano, hockey y baloncesto, quienes practican artes marciales y corredores.

    Lesiones del ligamento cruzado anterior en deportes juveniles

    La participación deportiva está creciendo significativamente en las escuelas secundarias de los Estados Unidos. En las últimas décadas, la participación masculina ha aumentado alrededor de un 3 por ciento, mientras que la participación femenina se ha duplicado cada 10 años.

    Este aumento en la participación deportiva ha llevado a un aumento de las lesiones del ligamento cruzado anterior (LCA) en los atletas.

    El ligamento cruzado anterior corre en diagonal a través de la mitad de la rodilla y proporciona estabilidad rotacional. Los atletas que participan en deportes de alta demanda como fútbol, ​​fútbol americano y baloncesto tienen más probabilidades de lesionarse el ligamento cruzado anterior.

    Los estudios de resonancia magnética de la lesión aguda del LCA han encontrado hematomas, contusiones o edema en los huesos en más del 80 por ciento de los participantes del estudio. Los investigadores creen que el impacto violento de la tibia y el cartílago del fémur se transfiere al hueso y causa hematomas en los huesos.

    Diagnóstico

    Es importante obtener la opinión de un profesional médico si una persona sospecha un hematoma en los huesos.

    La afección puede ser parte de un problema más grave. Busque asistencia médica si la hinchazón empeora, si no disminuye de tamaño o si el dolor ha aumentado sin responder a los analgésicos.

    El médico a menudo tomará un historial médico y una descripción de los síntomas y preguntará cómo ocurrió la lesión. Pueden realizar un examen físico y revisar el área lesionada en busca de dolor, hematomas e hinchazón.

    El médico puede solicitar una resonancia magnética si los síntomas no mejoran.

    Los moretones en los huesos no aparecen en las radiografías, aunque el médico puede realizar uno para descartar una fractura de hueso. Aparecen en las imágenes de resonancia magnética como regiones mal definidas en la médula.

    Tratamiento

    El reposo y el hielo pueden ayudar a aliviar los síntomas de hematomas óseos durante la curación.

    Un hematoma óseo se puede tratar con reposo, hielo, compresión, elevación, precaución y alivio del dolor.

    Un médico puede sugerir:

    • descansando el hueso o la articulación afectados
    • reducir la hinchazón elevando el área lesionada por encima del nivel del corazón
    • aplicar hielo a la lesión varias veces al día
    • tomar analgésicos, como acetaminofén, para reducir el dolor y la inflamación
    • usar un aparato ortopédico para limitar el movimiento
    • realizar una subcondroplastia, un procedimiento en el que un cirujano inyecta un material sustituto óseo llamado fosfato de calcio en el área dañada bajo control de rayos X

    Evite aplicar una presión constante e intensa o un peso pesado sobre el área afectada para evitar el agravamiento. Si el hueso o la articulación no descansan lo suficiente, el proceso de curación puede ralentizarse y pueden producirse más daños.

    Un proveedor de atención médica también puede brindarle consejos dietéticos. Consumir una dieta rica en calcio, vitamina D y proteínas puede ayudar al proceso de curación.

    Evite fumar, ya que puede retrasar la curación de los huesos.

    En casos raros, el cuerpo puede tener dificultades para devolver el flujo sanguíneo al área lesionada, lo que provoca una necrosis avascular del hueso. La necrosis avascular es la muerte del tejido óseo debido a la falta de suministro de sangre. Si el hueso sufre una necrosis avascular, el daño resultante puede ser irreversible.

    El tiempo de curación de un hematoma óseo depende de su gravedad. Los moretones en los huesos pueden sanar en tan solo 3 semanas o tardar hasta 2 años en repararse por completo.

    Si bien los moretones en los huesos no siempre se pueden prevenir, llevar una dieta equilibrada, hacer ejercicio con regularidad, dejar de fumar y limitar la ingesta de alcohol puede ayudar a fortalecer y curar los huesos.

    También es importante usar el equipo de protección recomendado mientras se practica deporte para ayudar a proteger los huesos de más traumatismos.

    none:  oído-nariz-y-garganta pediatría - salud infantil fibromialgia